¿Qué son las redes de mercadeo y cómo funcionan?

Redes de mercadeo

Las llamadas redes de mercadeo se refieren a un conjunto de distribuidores independientes que venden productos directamente del fabricante; estos distribuidores pueden, a su vez, asociar a otros y obtener cierto beneficio por cada venta de éstos.

Estas redes se han hecho muy populares en los últimos años debido a la proliferación de perfiles autónomos, freelance o, simplemente, personas que desean obtener una fuente de ingresos secundaria.

No obstante, se cree que la marca pionera de esta técnica de venta fue la americana de productos de belleza Avon (nacida a finales del siglo XIX) y que hoy en día supera los 6 millones de distribuidoras en todo el mundo.

¡Este es el modelo de negocio!

Las redes de mercadeo funcionan básicamente de la siguiente manera: un fabricante o comerciante mayorista vende sus productos o servicios a través de una red de distribuidores independientes. Estos, a su vez, se benefician económicamente de un porcentaje sobre el precio de venta al público.

También obtienen ingresos a través de un porcentaje variable sobre el total de la facturación generada por el conjunto de los vendedores integrados a su red comercial. Y tienen ingresos proporcionales al volumen de negocio que cada componente haya creado.

Todo esto va acompañado por un sistema de capacitaciones en emprendimiento, ventas y liderazgo que, según las personas que participan en estas empresas, es fundamental para poder obtener buenos resultados.

¿Cómo funcionan las redes de mercadeo?

Pongamos un ejemplo: supongamos que tienes una empresa que fabrica productos de limpieza (o quizás te dedicas a su importación). Tienes claro que tu producto no es el típico de primera necesidad, ya que ofrece algo más al consumidor. Por ello, no buscas una distribución masiva, sino una más selectiva. Tienes algunas tiendas pero te gustaría ampliar tu red de ventas con una inversión mínima. Podrías pensar en la red de mercadeo.

Tus productos, además de estar en tus tiendas, podrían estar en manos de distribuidores independendientes que ayuden a promocionar y vender los artículos. Ellos recibirían una comisión por cada venta y tu no tendrías que invertir en, por ejemplo, la creación de una tienda nueva.

Claro que, al igual que no requiere la misma inversión, un distribuidor no tiene el mismo nivel de venta que una tienda. Por ello, una forma de incentivarle y de hacer crecer tu red es que ese distribuidor cree, a su vez, su propia red y obtenga beneficio de las ventas de los distribuidores de esta segunda red.

Deja un comentario