Los beneficios de un aliado estratégico para tu empresa

Los aliados estratégicos son la clave para poder llevar nuevos clientes a tu empresa. Por ejemplo, un cliente convencional puede recomendar tus servicios o productos a algún conocido que este requiriendo lo que tu puedes brindar.

Sin embargo un aliado estratégico es una empresa que trabaja en tu rubro pero no es directamente competencia para ti. En tal caso ellos asesoran a sus clientes y los derivan a tu empresa en caso requieran de los servicios o productos. De ese modo tu cartera de clientes se expande.

¿Cómo hacer que mi alianza funcione?

Para que una alianza realmente funcione debe partir de la complementariedad y de un deseo genuino de las partes de lograr resultados equitativos. Si la idea de establecer una alianza es simplemente beneficiarse de la base de clientes, la reputación o infraestructura de la otra compañía, en esencia no está construyendo una alianza. Bajo este esquema y con esa mentalidad, será poco probable que una compañía seria se anime a trazar una estrategia conjunta y de largo plazo..

Las alianzas son de calidad, no de cantidad

Las buenas alianzas no son más de dos o tres compañías comprometidas. Entre más aliados pretenda conseguir, menor la profundidad y calidad de la relación. El principio no es cantidad sino calidad. Los aliados son compañías cuidadosamente seleccionadas, por las cuales usted pondría la mano en el fuego frente a sus clientes. Son empresas en las cuales confía absolutamente, sabe que comparten sus principios y que por encima de todo defenderán la satisfacción del cliente. Son empresas que lo hacen quedar bien. Sólo estas compañías son las que usted recomendará y por ende tendrá como aliados.

Por eso son tan pocos los aliados, porque no es sencillo encontrar empresas o negocios por los que literalmente empeñaría su palabra. Esos son los verdaderos aliados estratégicos. Compañías que se siente orgulloso de recomendar. No piense en cualquier empresa como aliado sólo porque tiene la disposición. Una alianza es mucho más que tener el interés de trabajar en conjunto. Una verdadera alianza es un compromiso de apoyo mutuo y de confianza a prueba de balas.

No es sólo buscar la compañía correcta, sino ser la compañía correcta

Así como debe hacer una cuidadosa selección de sus aliados estratégicos, también debe garantizar que usted es el aliado ideal para su contraparte.  

¿Qué pasa si mi aliado pide mucho y da poco?

En muchos casos las alianzas no se cristalizan porque los interesados llegan pidiendo mucho y ofreciendo poco. Y no me refiero a ofrecer un descuento o un simple beneficio económico, eso lo ofrece cualquiera. Me refiero a entender qué es lo que necesita el aliado y en función de eso, estructurar la alianza.

Una alianza estratégica es una poderosa herramienta comercial para las partes, pero debe hacerse de la manera correcta.

Deja un comentario