Las claves para conseguir un buen distribuidor

La búsqueda de un distribuidor puede marcar la diferencia entre que su producto sea un éxito o que muera antes de llegar al cliente, por eso hoy queremos mostraros qué es lo que se debe saber cuando buscamos distribuidores.

Los distribuidores no son fabricantes:

Los distribuidores son empresas que compran productos o servicios a otras que los han fabricado para vendérselos a distintas empresas que serán las encargadas de hacérselo llegar al cliente final.

A estos distribuidores se les suele llamar mayoristas, además no solo existe el caso de que se lo vendan a otra empresa, sino que existen algunos distribuidores que venden al cliente final de manera individual pero este cliente deberá adquirir una cantidad mínima de bienes.

¿Qué debe tener un buen distribuidor?

Un buen distribuidor tiene que ser capaz de mantener un stock constantemente, de lo contrario sus clientes irán a buscar otro distribuidor o lo que es peor, optarán por un producto sustitutivo que sí tenga stock.

Otro motivo que una empresa debe tener en cuenta a la hora de buscar distribuidores es si la empresa con la que está pensando en acordar un negocio, está tecnológicamente al día.

Es necesario que los distribuidores tengan una buena presencia en las redes, ya que directamente repercute en la imagen de la empresa productora. Por lo que es importante que las empresas inviertan en distribuidores que posean una buena página web donde mostrar sus productos y que además comuniquen su mercancía de forma adecuada.

Asimismo uno de los puntos a considerar cuando buscamos distribuidores, es conocer qué otros productos y qué otras líneas de productos ofrece.

4 claves para saber cuál es el mejor

Cuando la empresa se enfrenta ante el dilema de buscar distribuidores, tiene que intentar buscar al mejor. Paras saber qué distribuidores son los mejores habrá que fijarse en las siguientes características:

  • Comercializarán con productos de calidad. Da igual las estrategias de marketing o de ventas que siga un distribuidor que no ofrezca productos y servicios de calidad porque a la larga los clientes se darán cuenta y el negocio no será viable.
  • Que las alianzas comerciales con los otros fabricantes sean estables y duraderas, que se le vea un compromiso con las marcas que comercializa y se desarrolle con ellas. Que se aproveche de las herramientas que el fabricante le puede facilitar como servicios post-venta, herramientas de marketing y ventas o formación respecto al producto.
  • Un distribuidor que conozca el mercado es un buen distribuidor. No solo hay que conocer al cliente, también el mercado en el que se comercializa, y cualquier distribuidor que se precie se valdrá de informes de los expertos para conocer bien su entorno y la competencia.
  • Cuando el distribuidor profesionaliza su fuerza de ventas, de esta forma está impulsando sus ventas y directamente las ventas de los fabricantes por lo que una buena constitución y formación de los recursos humanos que se van a encargar de las ventas es esencial para ser un buen distribuidor.

Deja un comentario