Imparable |Motivación

UN TALENTOSO FRACASADO

Hace unos años yo me consideraba un talentoso fracasado. Quería hacer todo pero no hacía nada, tenía la idea de que cambiaría mi vida sin embargo, renunciaba y renunciaba.

Una de las razones por las que hoy le digo a muchos jóvenes “lean, busquen mentores” es porque perdí muchos años de mi vida por no tener ello. Estaba a la deriva y cuando un ser humano no tiene claro a donde no es feliz. No tenía metas. Necesitaba tener un horizonte más claro ¿Sabes por qué? Debía desarrollar una mentalidad de riqueza.

Hace años escuchaba a tipos que decían QUE TODO era posible pero yo miraba mi realidad y mi realidad era otra, pero al escucharlos, al comenzar a asistir a seminarios, ¿sabes qué pasó?

YO SOY EL ÉXITO

Me comenzaron a brillar los ojos. Comencé a darme cuenta de que yo soy éxito. Yo nací para triunfar, yo puedo lograr lo que se me dé la gana y me convencía todos los días leyendo libros, oyendo audios, yendo a entrenamientos, Ahí entendí algo llamado condicionamiento masivo, condicionar mi mente.

¿Sabes qué pasó? Me convencí de que podía más, me convencí de que podía lograr todo y comenzó a condicionar mi mente. Comencé a educarme y ahí escuche esa frase ‘el pasaporte hacia la libertad es la educación’ y luego comencé a tomar acción.

MI VIDA HOY

Puse un negocio, me hice un autor best-seller de Amazon, comencé a viajar por docenas de países. Es increíble. Cuando comencé a educarme, a comprar activos. Que hermoso poder ayudar a otras personas, tú le das sentido a tu vida con lo que das, el secreto de la vida es dar desde el corazón. El volverte rico no es para lucir tus millones, es cuestión de dignidad. Es reafirmar que tú puedes dar más, sé ambicioso.

Tienes que dejar de ser llorón, Dios te ha dado todo para triunfar, eso es el compromiso y la persistencia. Mi vida cambió.

UN EXPERIENCIA MEMORABLE

Recuerdo cuando hace años entré a la tienda Hugo Boss, vi una camisa, me encantó. Trescientos dólares, mi presupuesto no me lo permitía. Cuando comencé a crear activos, volví a la tienda, y pude comprar tranquilo el monto que fuese. Si te gusta ese estilo de vida, crea activos y gánate ese pequeño gusto personal. También recuerdo cuando le dije a mamá “Ya no trabajes, yo te pago más”. Vives por lo que ganas pero tu le das sentido a tu vida con lo que das desde el corazón, el volverte rico no es para lucir tus millones ni tus propiedades. Volverte rico es cuestión de habilidad.

MORALEJA

El trabajo tienes que hacerlo tú, si no haces eso. Jodete. Llora, desquítate pero mira tus resultados, si no te gusta cámbialos pero no los vas a cambiar llorando, lo vas a cambiar cuando luches y digas “Yo nací para triunfar” y si “No funciona, haré que funcione”. De eso se trata, todo o nada. Hoy tengo nuevos proyectos y retos, creando nuevos activos digitales, se viene mi segundo libro pero no quiero sorprender.

Quiero que sepas que hace unos años, nadie apostaba por mi pero nunca es tarde para volver a empezar y aprender. Porque una persona que no tiene sueños, no es feliz.

Yudis Lonzoy, imaparable.

Deja un comentario